El Regato, pulmón de Barakaldo

Alejado del núcleo urbano principal, El Regato constituye el área de expansión naturalística por excelencia de Barakaldo. Su carácter rural, casi escondido en la franja de un pequeño valle rodeado de montes, le convierte en el lugar ideal para realizar un paseo o pasar una jornada de asueto en compañía de la familia o de los amigos. Nuestro recorrido comienza en el barrio de Retuerto (Nº1), donde tomamos la desviación que sale desde la carretera Bilbao-Santander N-634. Muy pronto llegaremos a Bengolea (Nº2), lugar en el que en la antigüedad se situó un molino-ferrería y que ha pasado al imaginario de Barakaldo por la letra de una canción en la que se ensalza la calidad de las truchas que se pescaban en el rió Castaños a su paso por este punto.

Gorostiza
Un poco más adelante, rodeado por el Parque Tellaetxe, el polideportivo de Gorostiza (Nº3) nos ofrece un marco incomparable para la práctica de numerosos deportes, con varias piscinas, canchas de tenis, gimnasio, pabellón cubierto, solarium, rocódromo, así como bar, cafetería y restaurante. Superado este punto, el camino transcurre junto a un grupo de caseríos, algunos de los cuales todavía conservan viva una parte de la memoria rural del Barakaldo previo a la industrialización del siglo XX.

El pantano
Una pequeña subida nos conduce ahora hasta el pantano (Nº4) de El Regato, construido para su uso exclusivo por la empresa Altos Hornos de Vizcaya (AHV) y que hoy en día sirve como lugar de esparcimiento y que ofrece, encajado entre montañas, una imagen de romántica tranquilidad.

Media hora de caminata nos lleva hasta el núcleo principal de casas de El Regato (Nº5), que coincide con el final de la presa. Aquí, en su entrada encontraremos un amplio parking, una plaza, y la Iglesia de San Roque, patrón de este barrio, y diseminados a lo largo de toda la carretera que le atraviesa, numerosos locales de hostelería en los que poder degustar un ágape y realizar un merecido descanso.

Centro de Interpretación Histórica y Medio Ambiental – Luis Choya Almaraz
Muy cerca también podemos visitar el Centro de Interpretación Histórica y Medioambiental – Luis Choya Almaraz (Nº6), una instalación abierta al público en general, en la que, a través de medios audiovisuales, paneles, maquetas, vídeos, etc., se exponen a los visitantes una serie de contenidos que les permiten conocer los aspectos físicos, naturales e históricos más relevantes, así como las formas de vida y costumbres de sus habitantes.

Pero si por algo era conocido El Regato hasta hace muy pocos años, era por la gran cantidad y calidad de cerezas que se producían en los numerosos árboles que copaban las laderas de este hermoso valle. De agirre, de onza, negritas, francesas, menudillas eran algunas de las variedades de este fruto que alcanzó fama y notoriedad durante décadas, hasta que el abandono de los cultivos y la contaminación acabaron con la producción a gran escala.

No acaban aquí, sin embargo, las posibilidades de realizar paseos por los alrededores de este singular paraje, bien visitando algunas de los restos de las antiguas instalaciones mineras que se explotaron en estos montes o, ya de camino a nuestro punto de partida, dando la vuelta por la orilla opuesta del pantano para rodearlo en todo su perímetro.

Close

Visit Barakaldo

Barakaldo Turismo

Close
Ir al contenido